Historia del Ballet

El primer ballet con libreto: La comedia – ballet de la Reina

(Por Valeria N. Bula)

“Para las nupcias del duque de Joyeuse, hermano del rey Enrique, con mademoiselle de Vaudemont, hermana de la reina, Catalina de Médicis encargó a Baltasar Beaujoyeux la creación de un ballet. Así, Baltasar se retira al campo -como se dice en el libro de Historia del ballet de Ferdinando Reyna, ediciones Daimon de 1965- y comienza su trabajo. El ballet que creó Beaujoyeul, originario de Florencia igual que la reina Catalina de Médici, Comedia-Ballet de la Reina, trataba sobre la historia del mito griego de Circe, la hechicera, los versos se los encarga a Chesnay y la música al gentilhombre de Beualieu los decorados y el vestuario a Jacques Patin el pintor del rey. Así monta un espectáculo musical danzado y mimado. Es la primera vez que alguien se preocupa de asociar los diversos elementos de una obra, “en lugar de yuxtaponer los diferentes elementos, Baltasar refunde la manera italiana y francesa… Bajo la dirección de Beaujoyeux iba a verse por vez primera el paso seguir a la nota musical y ésta a la sílaba””, se lee en  Historia del ballet de Ferdinando Reyna, ediciones Daimon de 1965.

 

El Ballet Comique de la Reine o el Cómico Ballet de la Reina fue el primer ballet escrito y montado, que se tenga conocimiento, de la historia de este arte. Se estrenó en París, en la sala Petit Bourbon del Palacio del Louvre el 15 de octubre de 1581 con motivo del enlace de Margarita de Lorraine con el Duque de Joyeuse. El coreógrafo fue Baltasar de Beaujoyeux, la música, de Lambert de Beaulieu y Jacques Salmon con libreto del poeta del rey, Nicolas Filleul de la Chesnaye, según nos relata otro libro sobre el tema editado en 2018 en idioma inglés, Ballet, the definitive illustrated story. A diferencia de los ballets actuales el trabajo combinaba poesía, comedia, secciones cantadas y bailadas, con interludios musicales danzadas.

El ballet encargado así por Catalina de Médici a su coterráneo, Beaujoleux que viene especialmente de Florencia al Palacio del Louvre, trata temas políticos de la época a través de figuras de la mitología griega. A lo largo del siglo XVI el ballet francés no solo estaba compuesto de danza sino que también había canto, mímica y por supuesto, baile. En esa época a toda performance se le llamaba ballet. Por otra parte, la introducción de las danzas italianas todavía era motivo de escándalo en Francia hasta que Catalina de Médicis se casa con el futuro rey de Francia, Henry II en 1533 y con ella se aceptan las diversiones italianas cuyos ballets hacían gala de fastuosidad y brillo. El esplendor se hace presente entonces en la corte francesa y la danza en la corte comienza a apreciarse.

Serie de tapicerías conmemoraticas del enlace. Aquí, esta tapicería Valois muestra a los cortesanos en el jardín del Palacio. Foto del libro: Ballet, the definitive illustrated story

El Ballet Cómico de la Reina creado por Beaujoyeux entonces irrumpe en escena -según se lee en el libro de Reyna- con la huida de un prisionero de Circe (hechicera de la Isla de Eea que convertía en animales a sus enemigos y era famosa por sus conocimientos de hechicería, herboristería y medicina)  el cual acude al rey y tras un largo párrafo con alusiones políticas demanda su ayuda. Circe despechada por haber perdido a un gentilhombre regresa con altanería a su castillo. En este momento tiene lugar el primer intermedio con la actuación de tres sirenas y un tritón los cuales hacen su entrada cantando.

En seguida, la reina y once damas montadas sobre una carroza y con el rostro descubierto actuaban de náyades (ninfas de la mitología grecolatina que vivían en los lagos, ríos y fuentes). Peleo, padre de Aquiles y Tetis, ninfa del mar, cantaban un dúo al tiempo que desde una bóveda dorada les respondía un coro invisible.

Más tarde, una docena de pajes y náyades evolucionan con elegante geometría. De pronto Circe inmoviliza a todo el mundo con su varita mágica. Mercurio desciende providencialmente de una nube y libera a los prisioneros. Las ninfas reanudan su danza. Pero enseguida se interrumpe porque la diosa acaba de hechizar a Mercurio y lo lleva consigo a su jardín encantado. Se ve pasar a un ciervo, un perro, un elefante, un león, todos ellos amantes extraviados, víctimas de los sortilegios de la hechicera.

En la segunda parte, ocho sátiros aparecen tocando la flauta y se dirigen hacia cuatro náyades empuñando con la mano un arco y seguidamente entonan un canto; a continuación, hacen lo mismo una damisela, en homenaje al rey. Luego todos van a la gruta de Pan donde la ninfa Opis suplica a los dioses que deshagan el encantamiento. Respondiendo a este llamamiento Minerva aparece en seguida sobre un carro triunfal y se presenta ante el rey acompañada de un coro a seis voces. Resuena entonces el trueno, aparece Júpiter, sobre una nube con una túnica de oro. Pan a la cabeza de ocho sátiros asalta el jardín de Circe. Simulacro de resistencia. Jupiter fulmina a Circe. Ahí todos se dan la vuelta hacia la sala del Petit-Bourbon rindiendo homenaje al rey. Este es el momento cumbre del Gran Ballet.

Foto de la portada del libro: Ballet, the definitive illustrated story

A pesar de que en la época todavía no había gacetillas, Italia no tardó en enterarse del éxito obtenido por el espectáculo de Beaujoyeux. Pero más allá de los Alpes, el ballet de corte iba a gozar de una boga bien efímera. Para los italianos ese género de espectáculo estaba un tanto pasado de moda dado que los teatros estaban abiertos al público desde hacía largo tiempo y por tanto habían dejado de ser del exclusivo privilegio de los cortesanos.

En una parte del ballet se pudo apreciar a tres sirenas que en mitología griega llevaban a los marineros a su destrucción a través de sus bellos cantos, advertía a los cortesanos del peligro de desviarse del camino de la lealtad a la monarquía. Foto del libro: Ballet, the definitive illustrated story

Beaujoyeux describió su coreografía como “un arreglo geométrico de personas danzando juntas, a la harmonía diversa de los numerosos instrumentos”. El Ballet Cómico de la Reina es el primer ballet que tiene libreto impreso y fue publicado en 1582. Este libreto ha sido visto a través de toda Europa e influenció enormemente el desarrollo de los ballets de corte. El ballet fue uno de los 17 entretenimientos, se logra leer en el libro editado en 2018 en inglés: Ballet, the definitive illustrated story, incluyendo los ornamentos, un ballet de caballos, fuegos artificiales y poesía que celebraba el casamiento y era conmemorado en una serie de tapicerías. El escenario y la audiencia estaban integrados, los miembros de la audiencia eran sentados en tres hileras en el mismo nivel que los intérpretes, o en un balcón.

Sinópsis corto del ballet Ballet Cómico de la Reina según el libro Ballet, the definitive illustrated story: 

Este Ballet contiene en su seno a su vez a tres ballets y la trama trata sobre la huida de Odiseo de Circe. El ballet contiene muchas figuras alegóricas, siguiendo al libro, Ballet, the definitive ilustrated story, que eran reconocibles para los cortesanos de la época. Al finalizar el ballet, los espectadores eran invitados a unirse a los bailarines en un gran baile. El ballet se estructuraba de la siguiente manera:

-El primer ballet: Abría el ballet la danza de 12 nereidas (ninfas del agua) y sus partenaires.

-El gran ballet: En el nudo de la trama, Nereidas (ninfas del agua) y dreidas (ninfas de la madera) se encargaban de a través de alegorías entretejer historias con contenido simbólico, desarrollado más arriba, que tenían significado social y político para la época.

-El gran final: La coreografía se destacaba por sus figuras estrictamente geométricas con formas y patrones de movimiento que destilaban significados particulares, de hecho es en este momento que se le entrega al futuro Henri III un disco blasonado con el emblema de un delfín (título real en Francia de príncipe heredero).

Compartí esta historia!