Exhibición de fotos de Anna Pavlova por Van Riel en Buenos Aires

Las fotografías que bailan

(Por Valeria N. Bula)

Con gran emoción llegué a la Galería Van Riel adonde se encontraban exhibidas las fotos tomadas por el artista y fotógrafo, Frans van Riel a Anna Pavlova en su visita a Buenos Aires, Argentina en la muestra “Frans van Riel o el principio de la fotografía contemporánea”, curada por Francisco Medail junto a Gabriela van Riel, nieta del fotógrafo y continuadora de la Galería de su abuelo. Estas fotos fueron tomadas en dos oportunidades, en 1917 (de la que solo se conserva una copia) y en 1919 en la venida de la bailarina junto a los Ballets Russes de Serguei Diaghuilev, al Teatro Colón de Buenos Aires (Ver nota El primer Ballet Estable del Continente americano).

Retratos, danzas de carácter, La Peri, La danza siria, primeros planos, fotos en movimientos alegres, gráciles, técnica, la Muerte del Cisne, el testimonio de la expresividad de Pavlova con su arte, Van Riel que la capta en su lente en ese momento álgido, sublime.

                                                               

Fotos de Anne Pavlova por Frans van Riel, 1919, Estudio Van Riel, Calle Florida de Buenos Aires, Argentina.

A medida que iba recorriendo la sala mi emoción se iba acrecentando porque me daba cuenta del valor de esa muestra, que un registro de tal magnitud haya llegado hasta nuestros días y ser testigo del encuentro de dos artistas, el fotógrafo y la gran bailarina. Van Riel con su cámara fija captó los movimientos de Pavlova con fuerza y determinación, se puede apreciar la modernidad de cada una de las instantáneas, lo nítido de sus rasgos, sus movimientos, “el uso del espacio, la distribución de los elementos y el predominio de líneas diagonales poco usuales para las fotografías de esa época”, nos explicaba Gabriela van Riel sobre las fotografías expuestas.

Foto de Van Riel a Anne Pavlova, 1919.

Estas fotografías bailan y Pavlova se hace presente en la sala, es como si el espectador pudiera bailar aunque sea por un instante con la estrella rusa de la danza mundial de principio de siglo XX. Y así fue, además de ser testigo de ese encuentro entre estos dos artistas, uno en fotografía y la otra en danza, de yapa pude dar unos pasos de baile allí en la Galería Van Riel: transportarme y bailar por unos minutos junto a Pavlova y todo bajo la atenta mirada de Van Riel en un retrato ubicado al lado del escritorio de su nieta Gabriela van Riel quien cuida el legado de su abuelo. Estas fotografías son como encontrar un verdadero tesoro que me sentí privilegiada de ver, descubrir y presenciar.

Una de las fotos que me llamó la atención fue un primer plano, un retrato, ubicado en el sector del escritorio de Gabriela, en diagonal al de Frans, deviniendo como un lugar más íntimo adonde se puede conversar e intercambiar lo visto en la muestra, en presencia de estos dos sublimes artistas, y sintiendose como que uno está en diálogo con ellos. Este retrato de Pavlova impresiona por la nitidez de sus rasgos y su mirada divertida y sostenida.  La cámara logra captar cada uno de sus gestos, sonrisa, picardía, comodidad y confianza.

En la memoria de todos, Pavlova es sinónimo de su danza magistral, la Muerte del Cisne, creada por Michel Fokin para ella, cuyas fotografías en este personaje recorrieron el mundo entero, pero aquí nos encontramos con una oportunidad, la de ver otras facetas de Pavlova, y una de ellas es la humana y artista, su rostro, sus facciones.

Las fotos de Van Riel realmente hablan, interpelan e invitan a bailar, en otra de las fotos se ve a la bailarina rusa con una especie de varilla larga en la mano expresando con ese objeto y conduciéndolo de manera divertida y hay como una secuencia de movimientos, hacia adelante, alegre y luego mirando sobre su hombro, comunicando con el público, estando en acción.

Al ingresar  la Galería Van Riel me abrió la puerta una joven muy amable, Carla, quien me explicó que esas fotos exhibidas eran del único álbum de fotos de Pavlova por Van Riel que se conservó hasta la fecha con 54 fotografías en perfecto estado de gelatina de plata. En dos períodos se encontraron Van Riel y Pavlova, como decíamos, la de 1917 y la de 1919.

Única foto conservada de 1017 de Pavlova tomada por Frans van Riel.

En  esta última oportunidad (la de 1919) se puede apreciar la gran variedad de cambio de vestuario de la bailarina (como observación, presumo que fue una sesión de fotos de al menos seis horas porque esta gran cantidad de variedad con diferentes tocados y peinados, así como sus respectivos calzados no toman poco tiempo). En estas fotos, de esta segunda venida, se puede apreciar a una Pavlova muy expresiva con vestuarios de danza de carácter, en “La Peri” y en “Las danzas Syrias” en las que se logra ver su fuego, siendo como videos hecho fotografía.

Pavlova junto a Hubert Stowitts en 1919, Buenos Aires.

Estas fotografías conservadas en perfecto estado en un álbum armado por Van Riel se debió, se cree,  a que Stowitts le escribiera una carta hacia 1946 pidiéndole comprar las fotos en las que él participara junto a  Pavlova en 1919 en el Estudio de la calle Florida de Van Riel en Buenos Aires. Por este motivo Van Riel armó este sublime álbum, bien meticuloso para enviar, pero que no se llegara a llevar al correo y quedara afortunadamente en el país. Esta carta estaba exhibida en una vitrina, ni bien se entraba, y se lograba leer, el 20 de diciembre de 1946 como Stowitss le pide a Van Riel las fotos de “La Peri” y de “La Danza Syria” (ver fotos).

Carta de Stowitts a Van Riel, fechada el 20 de diciembre de 1946.

Ingresando del lado derecho al fondo, en la muestra, allí estaban, colocadas, como esperándonos, las míticas fotos de “La muerte del Cisne”, con su característico tutú de cisne de plumas blancas, puntas y expresión álgida. Por el lado izquierdo en cambio, enfrentadas a las del Cisne estaban ubicadas sus fotos de “La Peri” junto a su partenaire en Buenos Aires, el bailarín norteamericano, Hubert Stowitts.

Lo que me impresionó de las fotos es como el Van Riel logra captar, con una cámara fija de la época los movimientos de la Pavlova así como sus gestos y se ven con nitidez sus rasgos. Su técnica vanguardista, tal estas fotos podrían ser la foto de portada actual de cualquier revista especializada de envergadura, en esas fotos se ve el presente en la fotografía de danza.

Muestra “Frans van Riel o el principio de la fotografía contemporánea”, Buenos Aires, Argentina, 2022.

¡Muchas gracias Gabriela van Riel por el recibimiento así como a Carla y por compartir tan valioso patrimonio! Esperemos ver de vuelta esta excepcional muestra nuevamente en el país para el gran público porque son de una importancia suprema para la cultura mundial y testimonio de una época dorada y de grandes artistas.

La presente muestra tuvo lugar del 28 de julio al 9 de septiembre 2022, en Galería van Riel, Juncal 790, Capital Federal, Buenos Aires, Argentina.

Biografía de Frans van Riel

Frans van Riel nació en Roma en 1879. De muy joven estuvo relacionado con las artes, estudió pintura hasta llegar a Buenos Aires en 1909 donde luego de establecerse trabajó como ilustrador en el diario La Prensa. En 1913 abrió su propio estudio de fotografía ubicado en Viamonte esquina Florida y en 1918 fundó Augusta, primera revista local especializada en arte.

En 1924 decide trasladar su estudio a un lugar más amplio y abrir de manera conjunta la primera galería de arte de Argentina constituida para ese propósito. Inaugurada con la presencia del presidente Marcelo T. de Alvear en la calle Florida 659, este espacio se convirtió pronto en lugar de encuentro entre artistas, intelectuales y otras figuras destacadas de la élite porteña. En sus salas funcionó la Asociación Amigos del Arte, la revista Ver y Estimar, el Instituto de Arte Moderno y el primer teatro independiente de Buenos Aires.

Frans van Riel murió en 1950. El estudio fotográfico cerró y desde entonces la galería pasó a manos de Fran van Riel hijo, quien la dirigió por más de cuarenta años hasta pasarle la posta a su hija Gabriela, continuando con el legado familiar hasta nuestros días.

Compartí esta historia!

Compartí esta historia!